El zimbabuense Barry Salzman expone ‘How We See The World’ con sus paisajes marcados por atrocidades humanas, en la galleria Suburbia Contemporary de Barcelona.

‘How We See The World’, de Barry Salzman, se puede visitor en Suburbia Contemporary de Barcelona desde el 13 de abril al 13 de junio. Salzman centrado en paisajes marcados por atrocidades humanas, “nos desafía a lidiar con las complejidades del trauma y la memoria, especialmente relacionados con el genocidio”. 

Nacido en Zimbabue y educado en Sudáfrica, Barry Salzman se mudó a los Estados Unidos a la edad de 21 años, evento que marcó el inicio de un viaje artístico extraordinario. Influido por sus años de adolescencia documentando áreas racialmente segregadas durante el apartheid. El trabajo de Salzman refleja un compromiso con la comprensión de las desigualdades sociales, utilizando un enfoque multidisciplinario con una Maestría en Bellas Artes de la Escuela de Artes Visuales en Nueva York y un MBA de la Escuela de Negocios de Harvard. 

La exposición nos insta a reconocer que los paisajes, al igual que la humanidad, son testigos de todo, actuando como la arena física donde se desarrollan los trágicos dramas humanos. Sin embargo, la naturaleza rejuvenece la tierra a través de renacimientos estacionales. A través de la fotografía evocadora de Salzman, se nos anima a abrazar lecciones extraídas de la historia, fomentando una determinación colectiva para construir un futuro libre de las sombras de nuestro pasado compartido. 

© Barry Salzman

El proyecto de Salzman, ‘How We See The World’, utiliza la abstracción para retratar paisajes marcados por atrocidades históricas, ofreciendo un viaje estético a la testigo metafórica de paisajes que soportan los efectos del tiempo y la actividad humana. Con paisajes de Namibia, Polonia, Ucrania, Ruanda, Bosnia y Herzegovina, sitios históricos de transgresiones y campos de muerte, a intencional falta de especificidad desafía los métodos tradicionales de difusión, contrarrestando narrativas precisas de foto periodismo. La técnica de una sola exposición de Salzman, sin composición ni manipulaciones digitales, es fundamental para el concepto del proyecto.

A través de herramientas de abstracción y la creación de ‘vistas veladas’, expone el paisaje en capas, invitando a los espectadores a reflexionar sobre las complejidades, interpretaciones variadas y recuerdos evocados. El enfoque de Salzman transmite la universalidad del trauma, enfatizando que estos sitios conmovedores podrían estar en cualquier lugar y resonar con nuestra promesa no cumplida de ‘nunca más’.