La Fundación Mapfre en Madrid presenta la exposición del fotógrafo sueco Christer Strömholm, uno de los artistas más emblemáticos de la fotograíta europea de posguerra, mientras que el KBR de Barcelona proponone una retrospectiva de Consuelo Kanaga, figura fundamental en la historia de la fotografía moderna, junto a una muestra sobre la primera fotografía amateur catalana.

‘Christer Strömholm’, que se puede ver hasta el 5 de mayo en Fundación Mapfre en Madrid, cuenta con más de ciento cincuenta imágenes y distinta documentación de archivo del fotógrafo sueco.

Christer Strömholm (Estocolmo, 1918-2002) es uno de los artistas más emblemáticos de la fotografía europea de posguerra, cuyo mayor reconocimiento le llegó de forma algo tardía, cuando le fue otorgado en 1997 el Premio Hasselblad.

‘Leo Zimmerman’, París, 1949  © Christer Strömholm Estate

Desde muy joven, Strömholm había viajado por todo el mundo. Tras la guerra, en 1947, volvió a París, donde se dio cuenta de que la imagen fotográfica le permitía expresarse de una forma acorde a sus deseos, momento a partir del cual ya no dejaría de hacer imágenes

En la selección de imágenes se pueden observar las realizadas en España. Strömholm llegó a nuestro país en 1938, en plena guerra civil, cuando tenía veinte años, lo que supuso el despertar de su conciencia política, pues actuó ocasionalmente como correo de los republicanos.

A finales de los años cincuenta regresó de nuevo, esta vez como guía turístico de viajes que partían en autobús desde Suecia. Visitó entonces lugares como Barcelona, Madrid y Palma de Mallorca. Este trabajo le proporcionó la ocasión de fotografiar ambientes urbanos, prostitutas, guardias civiles, Marines norteamericanos, curas y niños.

Junto con el poeta y escritor Lasse Söderberg estuvo de nuevo en España en 1962 y 1963. Muchos años después, en 2013, se publicó el libro Resa i svartvitt [Viaje en blanco y negro], en el que relataron cómo experimentaron la realidad social del país bajo el régimen franquista.

‘Gina y Nana, Place Blanche’, París, 1963 © Christer Strömholm Estate

La muestra cuenta con más de ciento cincuenta imágenes y distinta documentación de archivo, entre la que se encuentra la película Blunda och se [Cierra los ojos y ve], realizada por su hijo, Joakim Strömholm, en 1996.

El recorrido expositivo profundiza en la vida y el trabajo de Christer Strömholm: desde su participación en el grupo alemán Fotoform, a principios de los años cincuenta, pasando por sus múltiples viajes por el mundo, su fotografía urbana y sus retratos de artistas.

Consuelo Kanaga. Atrapar el espíritu

Por su parte, el centro KBr de Barcelona acoge hasta el 12 de mayo dos exposiciones: ‘Consuelo Kanaga. Atrapar el espíritu’ y ‘La cámara doméstica. La afición fotográfica en Cataluña (ca. 1880-1936)’.

Consuelo Kanaga (1894-1978) está considerada una figura fundamental en la historia de la fotografía moderna tanto por su contribución al reconocimiento de la mujer en este ámbito como por la intensidad con que sus imágenes enfrentan al espectador a algunas de las grandes cuestiones sociales, la marginación, la pobreza, el acoso racial o la desigualdad, que han pervivido desde su tiempo hasta el nuestro, en especial la situación de la población afroamericana en Estados Unidos.

Consuelo Kanaga es de las pocas mujeres que llegó a ejercer profesionalmente el fotoperiodismo, y en una fecha tan temprana como la década de 1910 en Estados Unidos. Fue también fue una de las pocas que mantuvo una estrecha relación con los círculos de vanguardia estadounidenses, tanto en San Francisco, con el Grupo f.64, como en Nueva York, con la Photo League.



 ‘Kenneth Spencer, 1933.’ © Consuelo Kanaga / Brooklyn Museum

Pese a la notoriedad que logró en vida, su obra resulta todavía, sorprendentemente, poco conocida. Esta exposición pretende contribuir de forma concluyente al reconocimiento que la obra de Kanaga sin duda merece.

La muestra, organizada por Brooklyn Museum de Nueva York en colaboración con Fundación MAPFRE y San Francisco Museum of Modern Art, está compuesta por cerca de 180 fotografías y diverso material documental de archivo que recorre y contextualiza el trabajo de esta fotógrafa estadounidense y presenta algunas de sus imágenes icónicas como ‘She is a Tree of Life’ (Ella es árbol de vida) o los retratos ‘Young Girl in Profile’ (Muchacha de perfil) y ‘Kenneth Spencer’. Asimismo, incide en el papel de la fotografía en la representación del mundo afroamericano.

La cámara doméstica. La afición fotográfica en Cataluña (ca. 1880-1936)

Con la muestra La cámara doméstica. La afición fotográfica en Cataluña (ca. 1880-1936), la fundación presenta un momento cumbre en la historia de la fotografía catalana: el de los inicios de la práctica amateur de la disciplina en la década de 1880 y su evolución hasta el estallido de la Guerra Civil en el verano de 1936.

© Francesc Carrera Bou 

La fotografía fue el medio visual de representación de las personas y su realidad circundante más común a lo largo del siglo XX. Sin embargo, el acceso en masa a este medio no fue efectivo hasta finales de siglo XIX. Durante este período, las mejoras técnicas introducidas en los aparatos, así como la aparición de la nueva emulsión de plata en gelatina, más estable, rápida y económica, facilitaron el acceso a esta disciplina a un público muy amplio, al tiempo que se abandonó su uso meramente artesanal para entrar en la dinámica de la producción industrial y de consumo. La cámara fotográfica, sin necesidad ya de trípode, se convirtió en un accesorio más de los tiempos modernos.

Comercios, prensa y entidades culturales, así como personas de diferentes clases sociales, géneros y edades, se volcaron en su práctica, ya fuesen simples aficionados, o amateurs, como se conocía en la época a los aficionados más ambiciosos en su práctica de la fotografía. La cámara se introdujo en el espacio doméstico de miles de personas y, en adelante, contribuyó a moldear formas de aprehender la realidad y a expresar aspiraciones sociales y culturales de su tiempo. Las imágenes realizadas con la cámara doméstica, lejos de ser una forma cultural popular poco sofisticada y carente de interés, condensaron innumerables signos sociales, objetivos prácticos y referentes estéticos.

Esta exposición ofrece un recorrido temático por la historia de la fotografía amateur en Cataluña en el periodo comprendido entre los años 1880 y 1936. Las cerca de trescientas piezas que la componen (fotografías, objetos y documentos de época) han podido reunirse gracias a la colaboración de diecisiete instituciones públicas (entre archivos, museos, bibliotecas y centros de investigación) y nueve colecciones privadas.