Dos años. Tan poco. ¿Cuántos lleva Nicholas Nixon fotografiando a las hermanas Brown? ¿40? Pues sí, estamos de cumpleaños y toca celebrar. En estas ocasiones, los grandes medios cuentan que son los más leídos, los más escuchados o los más vistos. Nosotros no lo somos. Pero estamos muy contentos con nuestras audiencias (más de 20.000 usuarios únicos al mes, 10.000 amigos en Facebook).

Pero sobre todo estamos contentos con cómo nos crece Clavoardiendo. Queríamos que fuese una revista de calidad, con contenidos que aportaran, sin miedo a los textos largos, a las entrevistas con fundamento, a los ensayos, ser un periódico sobre fotografía… Lo viral arde rápido y nosotros queremos una llama constante.

Repasando lo más leído de este último año tenemos nombres como Rineke Dijkstra, Víctor Lax, Samuel Aranda, Paco Junquera, García-Álix, Ren Hang… Un artículo dando consejos sobre impresión de fotografía, otro que habla sobre de qué viven los fotógrafos, o el texto que Cristina de Middel hizo sobre la exposición ‘Un cierto panorama’ que se pudo ver en PHE. Fotografía de bodas, fotoperiodismo, de autor, consejos, opinión… Un buen retrato de lo que queríamos que fuese Clavoardiendo.

También publicamos informaciones que sabemos que tendrán pocas lecturas, a veces por su temática, o exposiciones en lugares pequeños… Desde el principio hemos apostado por apoyar iniciativas “kamikaze” porque sabemos lo duro que es sacar adelante ciertos proyectos.

De todas formas, de lo que más orgulloso me siento (aquí hablo por mí) es cuando alguien nos dice que aprende con nosotros, o que es un honor salir en nuestra revista, o cuando veo que comisarios o editores han descubierto autores al ver su trabajo en Clavoardiendo. Eso es lo que nos convierte en medio de COMUNICACIÓN. Conectar es nuestra base. Somos un gran medio con pocos medios.

Sabemos que tenemos que mejorar muchas cosas. Queremos salir más de Madrid, y nos encantaría hablar de lo que sucede por todo el país (poco a poco lo vamos consiguiendo) y, sobre todo, lo que pasa en Latinoamérica. Tenemos que hablar más de fotografía de moda, de publicidad, de fotoperiodismo… No todo son fotolibros. Lo sabemos. Tener menos erratas en los textos. También salirnos más de la web. Estar en más festivales, organizar talleres, presentaciones… Hacer comunidad… Y quién sabe si salir en papel.

Y humor. Nos falta humor. No podemos ser tan intensos. Prometo enmendarme. (¡Cienojetes, volved!).

Para conseguir nuestros objetivos, esta vez vamos a pedirte ayuda. Además de pedir que nos compartáis en redes, deis ‘likes’, hagáis comentarios para vencer la dictadura de Facebook (que decide qué lees y que no), también os pedimos que nos apoyéis económicamente.

Clavoardiendo seguirá siendo una revista abierta y gratuita. Pero tenemos pocos ingresos publicitarios. La gente que colabora no recibe dinero por ello y hacer Clavoardiendo nos cuesta dinero. Cierto es que ha habido algunas campañas remuneradas (gracias a Escuela TAI, Premios Pilar Citoler y Premio José María Vidal), pero nos ha sorprendido el escaso apoyo de ciertas instituciones privadas y centros de formación a un medio como el nuestro. Por ello, en estos momentos, Clavoardiendo no es viable sin la ayuda de sus lectores.

Por eso, hoy comenzamos una campaña para que todos aquellos que quieran y puedan ayudar económicamente a Clavoardiendo puedan hacerlo. #MANTÉNVIVALALLAMA

Sólo con que difundas esta campaña, ya nos estás ayudando. Si además te suscribes (10, 15 o 20 euros trimestrales), mejor aún. PINCHA EN EL BANNER PARA SUSCRIBIRTE.

Hemos creado una asociación cultural sin ánimo de lucro para dar soporte legal a la iniciativa. Hacerte socio de Clavoardiendo al hacer la suscripción tendrá algunas ventajas, como recibir las publicaciones en papel que realicemos en el futuro, y negociaremos descuentos en las actividades en las que estemos implicados. Esperamos que las ventajas vayan aumentando poco a poco.

Una vez más, gracias a todos. A los que hacen la revista, a los que nos leéis, a los que nos mandan notas de prensas, o fotos para Visionados, a los que mandáis mensajes de ánimo, a todos los CLAVOARDIENTES.

¡LARGA VIDA A CLAVOARDIENDO!