Rocío Madrid nos acerca el trabajo de Carlos Álvarez Montero, fotógrafo mexicano «cuyo trabajo es indispensable para todo aquel que quiera acercarse a la cultura mexicana desde la fotografía».

Una imagen en blanco y negro de una marea de gente que llena el Zócalo de CDMX. Están sudando, se aprietan y se llevan en volandas en el último concierto que dio Manu Chao en la ciudad por el 2006. La imagen es un símbolo de la historia contemporánea de CDMX y, sin duda, merecía llenar una pared entera en ‘Somos lo que hay’, la última muestra del fotógrafo mexicano Carlos Álvarez Montero (México D.F. 1974), que tuvo lugar en Ojo Versalles.

Bajo este lema el fotógrafo hace referencia a la amalgama de identidades que conforman la identidad actual de México. Veinte años de imágenes que revelan la convulsión y la mezcla que crean la idiosincrasia mexicana en primera persona. Su trabajo es una lección de sociología y antropología, indispensable para todo aquel que quiera acercarse a la cultura mexicana desde la fotografía

Es bonito compartir la historia que lleva a cada fotógrafo a dedicarse a su arte por eso, ¿cómo nace tu idilio con ella? ¿Naciste con la cámara colgando o tuviste otros oficios?

La primera vez que entendí el poder de la fotografía fue durante mi adolescencia a través de revistas de música (Rolling Stone, Spin, RayGun) Skate (Thrasher, Transworld) y Cine (Fangoria), ahí es donde comencé a apreciar el valor de una fotografía, que más allá de la imagen y de quienes salían en ella había alguien detrás de la cámara, pero fue hasta la universidad cuando finalmente tuve una cámara en mis manos, desde entonces me he dedicado de lleno a la fotografía. 

© Carlos Álvarez Montero

‘Somos lo que hay’, una afirmación redundante y el título de tu última muestra. ¿Por qué tu elección?

El tema está inspirado en una canción del mismo nombre del cantante cubano, Manolín, el médico de la salsa, la canción tiene un coro en el que se refiere a los cubanos y que dice:

«Somos lo que hay, 

Lo que se vende como pan caliente,

Lo que prefiere y pide la gente,

Somos lo máximo».

En mis 20´s iba con mis amigos a un lugar cubano muy famoso en la CDMX que se llama Mama Rumba, ahí escuchábamos la canción y poco a poco nos fuimos apropiando de ella, años más tarde me gusto la idea de aplicarlo a los mexicanos y como justo la idea de la expo es como vamos adoptando y adaptando elementos culturales propios y/o ajenos con los que nos identificamos para crear nuestra propia identidad me pareció que era un buen statement. 

Manejas un buen archivo de la historia contemporánea de México, ¿qué épocas abarcan tu trabajo? Y en la expo, ¿de qué fecha es la fotografía más antigua?

Mi trabajo va de mediados de los 90´s hasta la actualidad, en cuanto a la expo la foto más antigua es de 2006, que según yo no era hace tanto pero ¡son casi 20 años!

© Carlos Álvarez Montero

Además de fotógrafo, formas parte de OJO MX, ¿de qué se trata? ¿Qué operáis desde allí?

OJO MX nace en 2019 fundado por mi y mi socia, la fotógrafa, Mara García como una agencia de representación de fotógrafxs y servicios de producción especializados en foto fija y enfocados en trabajo comercial, básicamente publicidad. Pero ha ido cambiando y expandiéndose y ahora tenemos la parte enfocada a la fotografía y el arte: OJO MX ARTE.

Vacaciones libre de cámaras. Me comentaste que disparas por trabajo o cuando tienes un proyecto muy claro, ¿no ves la fotografías más allá de eso? Por ejemplo, en lo cotidiano. 

La fotografía es parte de mi cotidianeidad porque literalmente vivo de ella, pero como el fotografiar consume gran parte de mi energía solo lo hago cuando tengo un proyecto en mente, una misión, entonces si estoy de vacaciones por ejemplo, no estoy tomando fotografías todo el tiempo y cuando decido hacerlo entonces la dinámica cambia y mi tiempo está dedicado 100% a eso. Pero me encantaría poder ser de los fotógrafos que traen la cámara a todos lados y hacen fotos en todo momento pero desgraciadamente el multitasking no es lo mío, o estoy de vacaciones  o de paseo o estoy tomando fotografías.

© Carlos Álvarez Montero

Proyectos como ‘Our Lady of the Bronx’, creo que tienen un carácter más personal, hablas de la identidad más allá de las fronteras, ¿cómo surge el proyecto? ¿Dónde estuvo el germen?  

En 2007 me voy a vivir a Nueva York para estudiar una maestría, a la semana de haber llegado me encuentro a los Firme Riders, un club de bicicletas lowrider del Bronx, todos mexicanos, de hecho los encuentro en un festejo de la independencia de México en Harlem. En ellos encuentro una conexión con un trabajo previo, M de Michoacán, que habla del tema de migración y los efectos de esta en los pueblos de México, como cuando sus pobladores regresan y traen consigo elementos culturales adquiridos durante estancia en Estados Unidos, en este caso la cultura de las pandillas.

En el caso de los Firme, ellos están en Nueva York y utilizan elementos de la cultura chicana y chola de California como forma de identidad de ser mexicanos radicados en los Estados Unidos. Comienzo fotografiando y eso lo hago durante dos años y medio, el proyecto termina tomando forma con OUR LADY OF THE BRONX, un corto documental sobre una procesión que hacen cada 12 de diciembre del Bronx a Manhattan en nombre de la Virgen de Guadalupe.

© Carlos Álvarez Montero

Habrá mil motivos que trasciendan de la historia y de la infinita variedad que convive en México, ¿pero dónde consideras que está más presente ese conflicto identitario?

Mi sentir es que como mexicanos vivimos en un constante conflicto sobre nuestra identidad, desde pequeños se nos enseña que somos un país conquistado, que somos resultado de un origen violento, que somos hijos del resultado de una violación lo cual hace muy complicado el entender qué somos o qué no somos. Y por otro lado, hemos sufrido otra gran conquista, la cultural por los Estados Unidos, que si bien no es exclusiva de México, ya que ha tocado a todo el mundo, nosotros los tenemos como vecinos lo que hace que su influencia sea más fuerte, como decía un presidente de México: “tan cerca de Estados Unidos y tan lejos de Dios…”.

Esto nos lleva a que varias generaciones hayan crecido consumiendo todo lo que viene del país del norte: música, televisión, literatura, ¡hasta golosinas!, aspirando a ser como ellos, el llamado “Sueño Americano”.  ¿Pero entonces quiénes somos? Esa es la pregunta, y no tengo respuesta, solo que es algo que siempre está en movimiento y está cambiando a cada momento, somos todo eso y más, por eso SOMOS LO QUE HAY y como dice la canción ¡somos lo máximo!

© Carlos Álvarez Montero

Algún proyecto en el que estés trabajando ahora o futuro que quieras compartir.

Proyectos sobran, justo estoy trabajando en varios a la vez pero mejor esperemos a concretarlos para ya poder hablar de ellos porque no todos llegan a buen puerto 🙂

Creo que la “buena fotografía” es aquella que permanece, que está fuera de las modas y que trasciende como registro de una época. Como persona ¿cuál es el mensaje que deseas que transmitan tus imágenes? ¿Qué te gustaría que viese el espectador y las futuras generaciones?

Lo que trato de hacer con mis imágenes es abrir preguntas que sean lo suficientemente interesantes para que el espectador se tome el tiempo de verlas con el suficiente cuidado como para que estas detonen cuestionamientos, y que así, cada quien busque esas respuestas y saque sus propias conclusiones. Espero que logre transmitir lo que vi y cómo lo vi.