Profesionales del mundo de la fotografía de Brasil y de todo el mundo, firman un manifiesto contra “la amenaza fascista que representa la candidatura de Jair Bolsonaro”, quien previsiblemente se convierta en presidente de Brasil en las próximas horas. Péricles Dias de Oliveira nos pone contexto y relata cómo se ha gestado ese manifiesto.

Hoy, la democracia más grande de Latinoamérica acudirá a las urnas para elegir su próximo presidente. Liderando las encuestas va el diputado y capitán Jair Bolsonaro, un político astuto que en pocos meses ha saltado de su tradicional nicho ultraderechista a la predilección popular. A través de un uso masivo de redes sociales y Whatsapp, Bolsonaro ha canalizado la insatisfacción de millones de brasileños por el paro, la corrupción y la violencia, además de ocupar un espacio irrestricto y libre de cualquier tipo de control. Así, ha podido ventilar un discurso que mezcla conservadorismo moral, liberalismo económico y un nacionalismo agresivo y nostálgico de la Dictadura Militar (su candidato a vicepresidente, además, es un general de la reserva).

Conocido por sus declaraciones autoritarias, homófobas, misóginas y racistas, Bolsonaro no ha ocultado durante su campaña su desprecio por la democracia y sus instituciones. Afirmó que en su gobierno las minorías tendrán que “doblegarse” a la mayoría, y que pondrá un “punto final en todos los activismos” del país. Por otro lado, ha atacado frontalmente a la prensa brasileña y se ha negado a participar en tertulias y entrevistas televisivas. En la recta final de la segunda ronda de la votación, Bolsonaro se oculta bajo lives en redes sociales, publicación de fake news en Whatsapp y declaraciones a medios favorables a su candidatura, lo que significa un gigantesco retroceso en un país que ya ocupa el segundo puesto en periodistas asesinados en América Latina (según Reporteros Sin Fronteras).

Es en este contexto que surge el movimiento Fotografía contra la barbarie, una unión de fotógrafos de diversas generaciones y países que denuncia el peligro autoritario representado por Bolsonaro. Convocados por la red de periodismo activista Mídia Ninja (acrónimo para Narrativas Independientes, Periodismo y Acción), fotógrafos y colectivos como Nair Benedicto, Bob Wolfenson, Iatã Cannabrava, Rubens Fernandes Jr., João Pina (Portugal), Marcelo Brodsky (Argentina), Pedro Meyer (Mexico), YVY Mulheres da Imagem y Clique Negro se reunieron el pasado 17 de octubre en São Paulo (en persona y telemáticamente) para la redacción del Manifiesto Fotografía Contra la Barbarie.

Encuentro de 17 de octubre de 2018, en São Paulo  © Mídia Ninja

El acto adquirió un gran simbolismo cuando la veterana Nair Benedicto, torturada por la dictadura y fundadora de la mítica Agencia F4, habló de su experiencia y citó a Augusto Boal: “Ser ciudadano, mis compañeros, no es vivir en sociedad: es transformar la sociedad en que se vive. ¡Con la cabeza en las alturas, los pies en el suelo, y manos a la obra!”. Un auténtico relevo generacional en la lucha por la libertad de expresión y por la democracia en Brasil.

Fotografía contra la Barbarie – Carta del Baixo Augusta

17 de octubre de 2018. Asociación Casa do Baixo Augusta, São Paulo, Brasil.

En los orígenes de la fotografía está la lucha por la justicia social y la denuncia, así que, en este momento crucial para la democracia brasileña, esta debe mantenerse fiel a los grandes fotógrafos y fotógrafas que utilizaron sus cámaras para resistir y señalar las injusticias, la miseria, la opresión, el autoritarismo y dictaduras alrededor del mundo.
Somos profesionales de la imagen de diferentes áreas, fotógrafas y fotógrafos, colectivos, comisarios, galeristas, editores, ONGs, profesores, instituciones, redes y festivales de fotografía que provienen de todo el territorio nacional y del mundo los que nos sumamos al manifiesto Fotografía Contra la Barbarie.

El pasado 17 de octubre de 2018, con carácter de urgencia, tuvo lugar un acto público en São Paulo, en la sede de la Asociación Casa do Baixo Augusta, con el objetivo de unir simbólicamente al sector de la fotografía, teniendo en cuenta el gran poder de influencia que tienen en la opinión pública los grandes nombres de la Historia de la fotografía brasileña y mundial, cuyas causas están directamente vinculadas a los derechos humanos, la convivencia plural y el respeto mutuo.

Manifestación obrera contra la dictadura en São Paulo, 1979. © Nair Benedicto

Tanto los presentes como los que participaron online nos manifestamos en contra de la amenaza fascista que representa la candidatura de Jair Bolsonaro. No aceptamos la intolerancia, el prejuicio, la violencia y la discriminación. Nos encontramos delante de un proyecto de poder que idolatra el pasado autoritario en Brasil y que coquetea explícitamente con conceptos de violencia, machistas, LGTBfóbicos, racistas, xenófobos y discriminatorios para diferentes sectores de la sociedad. La candidatura de Jair Bolsonaro y su postura antidemocrática, que recibe el apoyo en gran parte de la élite que ha explotado este país desde su descubrimiento, representa una amenaza directa a los valores esenciales de la civilización: la Democracia y la Libertad.
Creemos que nuestro deber como ciudadanía es resistir y luchar por los principios fundamentales garantizados por la Constitución de 1988, amenazada por el candidato del PSL, que se rebela en contra de los derechos y garantías conquistados con tanta lucha y sacrificios después de la dictadura y la reconstrucción de la democracia. Derechos fundamentales y sociales, garantías individuales, derechos de los trabajadores, el ejercicio de la democracia, el fortalecimiento de las instituciones públicas, reconocimiento de los derechos de las poblaciones indígenas y quilombolas (descendientes de esclavos), la protección del medio ambiente y la garantía de la libertad de expresión, éstos son algunos ejemplos de las victorias alcanzadas con la Constitución. Las amenazas del candidato de ultra derecha buscan criminalizar los movimientos sociales, expulsar a las organizaciones humanitarias y ambientales del país, perseguir a los opositores políticos, activistas, defensores de la tierra, de la selva, de los derechos humanos y de grupos específicos como LGBTQI, de las mujeres, de las personas negras, indígenas y quilombolas. Todo eso nos preocupa y nos pone en alerta para defender la democracia.

Huelga de obreros metalúrgicos en São Paulo, en 1980. © Nair Benerdicto

No estamos luchando solo por Brasil, luchamos en contra de la amenaza conservadora y autoritaria que se basa en el miedo y en la amplia propagación de noticias falsas que escucha la población. No aceptamos la incitación al odio. Lo que nos une es el compromiso incondicional con la democracia, la tolerancia, la paz, los derechos humanos y la libertad de expresión. Creemos en un Brasil para todas y todos. Por lo tanto, estamos preparados para estar unidos en su defensa sea cual sea la situación. Nos unimos para que nuestras voces y nuestras imágenes ayuden a impedir que se instale el oscurantismo que se anuncia y colaboren en la reconstrucción de un Brasil del que nos podamos sentir orgullosos por la justicia social y la igualdad.

*Traducción de Fabiola Muñoz

© Mídia Ninja