Blas González nos trae el trabajo del vigués Jorge Lens con motivo de su exposición ‘Me llaman calle’, en la que la ciudad, las ciudades son el personaje principal de su fotografía callejera.

La Sala de Fotografía Sargadelos de Vigo presenta el próximo 8 de marzo la exposición ‘Me llaman calle’ de Jorge Lens, una recopilación de la obra más representativa del fotógrafo vigués.

Desde el año 2016, cuando Lens comenzó a fotografiar la serie ‘City Blues’ en diversas capitales europeas, el fotógrafo ha recorrido un buen número de países para documentar el ritmo y la esencia con la que palpita la calle: los escenarios por donde transitan sus personajes, las arquitecturas que delimitan los espacios y las rutinas que configuran la narración de lo cotidiano. 

En la muestra, que se inaugura este viernes, el autor presenta una selección de estos trabajos iniciales, junto con algunas fotos de sus viajes posteriores por las capitales centroamericanas (2018-2020) y algún apunte de sus últimas fotografías tomadas en diversos países.

Tegucigalpa © Jorge Lens

Un total de 39 fotografías componen la exposición ‘Me llaman calle’, imágenes tomadas 20 ciudades diferentes repartidas alrededor del mundo, incluyendo la fotografía ganadora del I Premio Internacional de Fotografía Contemporánea (2022) convocado por la Generalitat Valenciana y la revista cultural Makma.

 Aunque la propuesta encaja dentro de los límites canónicos de la fotografía de calle (espontaneidad, captura del momento decisivo y esencia de los lugares, interacción humana, composición creativa, etc..), en muchas de las imágenes que se incluyen en la colección se desarrolla el concepto de lo urbano desde una dimensión próxima a la fotografía de paisaje: perspectivas amplias, organización meticulosa de los elementos en la composición, equilibrio de las cualidades visuales del conjunto (forma, color, tonos), que sin duda contribuyen a la idea de “desidentificación” de las ciudades retratadas, al que el autor alude en la declaración artística del proyecto: “se quiere transmitir la idea de que cualquier fotografía podría ser de cualquier ciudad”. 

Londres © Jorge Lens

Por ello, señala Jorge Lens, que al despojar a las ciudades de aquellos atributos que le son específicos, “la mirada se centra más en las historias cotidianas que en las arquitecturas extraordinarias”. Bajo esta aspiración, de querer remover las señas de identidad de cada ciudad, sin duda se reconoce la renuncia a una experiencia urbana mediatizada por el espectáculo de los lugares comunes y se reivindica la singularidad de la deriva urbana propuesta por el flanerismo -y más tarde por los situacionistas- como medio para recuperar la relación más auténtica de la calle con el individuo. 

“Se han transitado estas ciudades sin una meta concreta, dejando que fuese el propio impulso quien guiase los pasos a la hora de recorrer las calles. Este método de deriva urbana se emparentaría directamente con la figura del flâneur francés que con su sombrero y su bloc de notas recorría la ciudad pausadamente, dejándose llevar por las sensaciones y abierto a todas las impresiones y vicisitudes que le salían al paso”

Argumenta Lens que, en su afán por documentar la ciudad, huye de las luces, pero también de las sombras: “no me interesa resaltar el brillo ni hurgar en las miserias”.  La mirada de Jorge tiene espíritu viajero, se integra silenciosamente en el discurrir de la vida de la ciudad, rehuyendo el acontecimiento sorprendente con el que se entretiene la mirada del turista. No podemos interpretar la exuberancia, casi barroca, de las escenas que nos muestran estas fotografías con un artificio retórico de la mirada o una búsqueda premeditada de efectismo.

Lecce © Jorge Lens

La ciudad de Lens vibra con la intensidad de una vidriera gótica, construyendo un “retrato poliédrico” de la urbe global, que le otorga certificado de autenticidad. En la ciudad de Jorge Lens las cosas tienen nombre y las historias se suceden. De mismo modo que en la canción homónima de Manu Chao que inspira el título de esta exposición, estas fotografías están despojadas de adjetivos. Los protagonistas son los actores, los lugares y sus tiempos: sujeto y predicado. La imagen capturada funciona como una suerte de concentrador, como un gran fresco coral donde eventualmente concurren las pequeñas circunstancias de cada lugar y de sus gentes.  

Si desde una perspectiva occidental, tendemos a considerar la calle como un escenario público, un ámbito bien diferenciado de lo privado, casi como un espacio performativo, en otras latitudes la vida parece integrarse con más naturalidad en el paisaje urbano. En occidente la ciudad es la Gran Manzana, La City, la Ciudad Eterna, la Ciudad de la Luz… El Gran Teatro del Mundo donde se representa la ficción de las ambiciones, las expectativas y los fracasos de sus moradores. En este escenario, donde la identidad pública es una construcción, una ficción, la intimidad de sus personajes se blinda y se hace impenetrable a la mirada ajena. 

Sin embargo, existen otros lugares donde esta frontera entre lo público y lo privado se diluye. Ciudades donde la vida se desarrolla con más intensidad en la calle y donde la mirada del otro no siempre se percibe como una amenaza a la intimidad. Allí, la calle no es el escenario de una ficción, es un hogar, un lugar de trabajo, un espacio de encuentro, un patio de juego… forma parte de la trama con la que está tejido un modelo de comunidades más orgánicas y menos individualistas. Quizá por ello, contemplar estas escenas urbanas nos causa un cierto extrañamiento.

En definitiva, la propuesta de Jorge Lens, al vincularse con el concepto de intrahistoria de Miguel de Unamuno o la metodología de la microhistoria de Carlo Ginzburg, nos invita a reflexionar sobre la importancia de la calle como escenario de la vida cotidiana y como cimiento de la historia colectiva. Desde este trabajo, Lens reivindica la dimensión silenciosa y anónima de la calle como tribuna desde la que hablan la vida tradicional y la domestica. De estos pequeños acontecimientos, ajenos a los relatos oficiales, nos recordaba Unamuno que constituyen el fundamento de la Historia:

Lisboa © Jorge Lens

“Todo lo que cuentan a diario los periódicos, la historia toda del “presente momento histórico”, no es sino la superficie del mar, una superficie que se hiela y cristaliza en los libros y registros, y una vez cristalizada así, una capa dura, no mayor con respecto a la vida intrahistórica que esta pobre corteza en que vivimos con relación al mismo foco ardiente que lleva dentro. Los periódicos nada dicen de la vida silenciosa de los millones de hombres sin historia que a todas horas del día y en todos los países del globo se levantan a una orden del sol y van a sus campos a proseguir la oscura y silenciosa labor cotidiana y eterna, esa labor que, como la de las madréporas suboceánicas, echa las bases sobre que se alzan los islotes de la Historia.”

Es inevitable, pues, comparar la analogía suboceánica de Unamuno, con fondos poblados por corales y madréporas, con la extensa paleta de colores, formas y personajes que pululan por los paisajes urbanos de Jorge Lens. Del mismo modo que tampoco cuesta imaginar como la colonización cultural, el turismo, la gentrificación y la globalización amenazan la expresión más genuina en donde la reside la identidad de nuestras ciudades.

Jorge Lens

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y doctor por la Universidad de Vigo, Jorge Lens (Vigo, 1967) combinó en sus inicios su trabajo diario en el periódico La Voz de Galicia con la fotografía de autor, participando en numerosas exposiciones como Populorum Progressio (Fotobienal de Vigo), Galicia en Foco (Ferrol), Ourense en pé de foto (Ourense), Hoxe mesmo (Sala dos Peiraos, Vigo), Vigor Mortis (Sala Vademecwn, Vigo), Chissst (Sala Ad Hoc, Vigo), O Feito Fotográfico (Museo Marco, Vigo), Street Art, Street Photo (Instituto Camoens, Vigo), etc.

Fuera de Galicia, ha expuesto en diversas muestras colectivas en el Spanish Institute (New York), Canal de Isabel II (Madrid), Feria ARCO (Madrid), Centro de la Imagen (Santo Domingo) y en los Centros Culturales de España en Argentina, Paraguay, Perú, El Salvador, Honduras, Guatemala, Costa Rica y Nicaragua.

En el año 1997 comienza a ejercer como profesor de fotografía en la Universidad de Vigo -labor que continúa ejerciendo- en el Grado de Comunicación Audiovisual y en el Grado de Publicidad y Relaciones Públicas, ambos con sede en la Facultad de Comunicación. Su tesis doctoral, calificada con sobresaliente cum laude por la Universidad de Vigo, fue merecedora del Primer Premio de Investigación 2003 a la mejor Tesis Doctoral en Humanidades y Ciencias Sociales convocado por la Diputación Provincial de Pontevedra.

Roma © Jorge Lens

Ha participado en congresos nacionales e internacionales y publicado numerosos artículos científicos, siempre vinculando la fotografía, la imagen y la publicidad al objeto de estudio de sus investigaciones. Asimismo, ha participado en una decena de proyectos de investigación, algunos especialmente relevantes, como el proyecto de documentación de los letreros comerciales de tipo tradicional de la provincia de Pontevedra (2008), el análisis del consumo fotográfico y televisivo en la infancia (2009) o la catalogación de la publicidad realizada en Galicia (2010-2013).

Después de unos años desvinculado de la práctica fotográfica, en el año 2016 retoma la fotografía y comienza a desarrollar un amplio proyecto en el ámbito de la fotografía urbana, City Blues, que lo ha llevado a retratar las grandes capitales europeas y que, producido por la AECID, fue expuesto a través de la red de Centros Culturales de España en Latinoamérica.

Como consecuencia de estas itinerancias, actualmente está ultimando un nuevo proyecto documental en torno a la fotografía urbana en las capitales centroamericanas que recopilará fotografías tomadas en las ciudades de San Salvador, San José de Costa Rica, ciudad de Guatemala, Tegucigalpa, Managua y ciudad de Panamá.

Recientemente ha sido galardonado con el I Premio Internacional de Fotografía E CA convocado por la Generalitat de Valencia bajo el lema Naturalezas Contradictorias.

Sala de Fotografía Sargadelos

La Galería Sargadelos de Vigo lleva más de 30 años trabajando al servicio del proyecto ideado desde el exilio argentino por Isaac Díaz Pardo y Luis Seoane con el objetivo de reconstruir y poner en valor la identidad cultural gallega.

Desde hace años, la Sala de Fotografía, ubicada en el espacio comercial de la Galería Sargadelos, se dedica especialmente a albergar exposiciones de fotografía, siendo además una de las sedes viguesas que formaban parte de la programación del certamen Outono Fotográfico. Fruto de esta actividad fotográfica, por sus paredes han expuesto célebres autores y artistas visuales, como Carla Andrade, Alberte Pereira, Carlos Puga, David Catá, Concha de la Rosa, Rosendo Cid, Miguel Auria, Thomas Canet, Roberto Alonso, Xabier Fernández, Felipe Zapico o Ramón Siscart.

Desde hace unos años la organización de buena parte de las exposiciones de la galería corre a cargo del colectivo FVCK [Fotografía Viguesa Contemporánea) compuesto por Puri Díaz y Cristina Brea, encargadas también del comisariado de esta muestra.